México sigue a emergentes en
tendencias fintech.


En lo que respecta a emprendimiento fintech, el mundo parece haberse partido en dos. Por un lado se encuentran las economías desarrolladas, en las que los métodos electrónicos de pago se han consolidado como la categoría del sector con mayor crecimiento y por el otro figuran aquellos mercados en los que los préstamos, la gestión de finanzas empresariales y el ahorro son las principales actividades de este tipo de emprendimientos. Consumo y deuda parecen ser los polos opuestos en esta división.

México pertenece por el momento a la segunda categoría, en donde lo que se conoce como Fintech for Inclusion (Fintech por inclusión) se ha convertido en la norma del ecosistema en razón sobre todo a que las instituciones de los sistemas bancario y financiero tradicionales no han podido atender las necesidades de inclusión bancaria de varios sectores de la población.

El mercado mexicano es líder en emprendimiento fintech de América Latina y en la mayoría de las tendencias de este sector se inclina hacia lo que ocurre en países emergentes. Por ejemplo, respecto de la adopción de servicios fintech por parte de los consumidores, México (35%) está por encima del promedio de 33% y se acerca a países como Brasil (40%) e India (51 por ciento). China queda aún muy lejos, pues su tasa de adopción supera 65%, de acuerdo con el Índice de Adopción Fintech 2017 de la consultoría EY.

En sentido contrario aparecen naciones como Bélgica, Luxemburgo, Francia y Suiza, en donde el índice de adopción de empresas fintech entre los consumidores no supera 30 por ciento. Incluso Estados Unidos no logró rebasar el promedio en el nivel de adopción de este tipo de servicios, no obstante que, en este momento, hay 25 empresas fintech valuadas cada una en más de 1,000 millones de dólares a nivel mundial, de las cuales 16 radican en la Unión Americana, según el Informe de Tendencias 2017 de CB Insights.

Como puede observarse, al mismo tiempo que las tasas de adopción en países como México, Brasil, India y China son aun bastante alentadoras, la inversión de riesgo en naciones europeas o en Estados Unidos ha ido aumentando año con año.

Esto se debe tal vez a la edad de cada uno de estos mercados. En México, por ejemplo, sólo 13% de los emprendimientos fintech tiene más de cinco años de haberse fundado, mientras que la mayoría no supera los dos años. Lo que parece estar sucediendo es que ambos ecosistemas se están orientando a verticales distintas en función de la madurez de sus empresas y de la economía nacional.

En esto está de acuerdo el presidente de la Asociación Fintech México, Francisco Meré, para quien la inclusión financiera ha sido un motor de los ecosistemas fintech en países emergentes. El también director ejecutivo de Ookbal Capital, una compañía de financiamiento para empresas fintech, pone como ejemplo el caso de la India, en donde un emprendimiento fintech creó un padrón de identidad, el cual no existía en este país, para que las personas pudieran acceder a financiamiento gracias a la certeza jurídica que ofrece esta tecnología.

PAGOS CONTRA PRÉSTAMOS FINTECH
Los préstamos siguen siendo una de las verticales de mayor crecimiento en el ecosistema fintech en México. De acuerdo con la última actualización del Fintech Radar México de Finnovista, los emprendimientos fintech de préstamos crecieron 59% en el último año, lo que coloca a esta categoría en el tercer lugar con el mayor incremento, por detrás de las plataformas de seguros y las que se dedican a la gestión de finanzas empresariales.

En contraste, entre las naciones desarrolladas, las soluciones de pagos se mantienen a la cabeza en cuanto a la adopción de usuarios. Mientras que en México, el crecimiento de este tipo de empresas apenas llega a 13%, según Finnovista, en las economías desarrolladas la adopción por parte de los usuarios de estos métodos electrónicos de pago alcanza 50 por ciento. De acuerdo con Francisco Meré, esto responde en buena medida al bajo nivel de bancarización de la población mexicana, que también desconfía de los medios de pago electrónicos.

La única vertical en la que el ecosistema fintech mexicano está en consonancia con el escenario mundial es la de las instituciones tecnológicas de seguros, conocidas como insurtech. Según el Fintech Radar, en México, este tipo de emprendimientos han registrado un crecimiento de más de 100%, lo que se corresponde con el avance que han tenido este tipo de plataformas en otras regiones, en donde el número de usuarios que recurren a estos seguros creció 24% en los últimos dos años.

“En seguros, creemos que todavía hay un espacio grande de crecimiento. Solamente las primas pagadas en relación con el PIB están por debajo de 3%, algo que está por debajo de muchos países del mundo y ese es un espacio de oportunidad para las insurtech”, dijo el presidente de la Asociación Fintech México.

CAPITAL DE RIESGO E INVERSIONES DE BANCOS
Otra diferencia entre los ecosistemas fintech de países desarrollados y aquellos de naciones emergentes es su forma de financiamiento. En las economías avanzadas, la inversión de capitales de riesgo se ha convertido en el modelo de financiamiento fintech por antonomasia. Tan solo en Estados Unidos, Asia y Europa se realizaron 35 rondas de inversión por parte de fondos de capital de riesgo en emprendimientos fintech por más de 100 millones de dólares cada una durante el 2017, de acuerdo con CB Insights.

En México, si bien los emprendimientos de este tipo han recibido buena atención por parte de los fondos de capital de riesgo, a tal grado que 62% de los negocios fintech en el país están levantando algún tipo de financiamiento, este sólo llega a empresas que ya tienen cierto tiempo trabajando en el sector, por lo que el capital semilla es incipiente dentro del mercado.

Una diferencia más en relación con el financiamiento corresponde a los socios con los que se hacen las empresas fintech en ambos ecosistemas. La banca tradicional ha sido un acompañante de este tipo de emprendimientos prácticamente desde su nacimiento en la mayoría de las economías avanzadas. Según el Reporte Fintech Global de PWC, en países como Canadá, Alemania, Suiza y Estados Unidos, entre 50 y 70% de las instituciones financieras han establecido algún vínculo de trabajo con emprendimientos fintech. En México, esta cifra apenas supera a 30% de la banca tradicional.

No obstante, en muchas de estas economías desarrolladas, las instituciones financieras y bancarias tradicionales han abandonado el esquema de sociedad con las empresas fintech para pasar a uno de inversión y adquisición. En este sentido, de acuerdo con el informe de tendencias CB Insights, bancos como Goldman Sachs, Citi, JP Morgan Chase y Morgan Stanley están invirtiendo fuertes cantidades de dinero en empresas fintech de sectores que van desde compañías de blockchain y análisis de datos, hasta empresas de software para servicios financieros.

En este sentido, de acuerdo con Francisco Meré, si bien existen modelos de colaboración entre instituciones financieras tradicionales y algunos emprendimientos fintech, en lo que se refiere a adquisición e inversión, el panorama aún no está muy claro. “Todavía no lo vemos con claridad la compra de fintech por parte de bancos. Lo que ya vemos son algunas inversiones, incipientes, pero ahí están”, dijo.

Datos tomados de:
www.eleconomista.com.mx.


REGRESAR A NOTICIAS